Los beneficios milagrosos para la salud del ayuno de autofagia: cómo activar sus genes de longevidad


Los beneficios milagrosos para la salud del ayuno de autofagia: cómo activar sus genes de longevidad

POR ALBERTO VILLOLDO, Ph.D.

Los beneficios del ayuno de autofagia: encienda sus genes de longevidad

Encendiendo los genes de longevidad

WPasamos muchos millones de años festejando y luego ayunando. Cuando la comida era abundante, la naturaleza recurría a la reproducción. Las hembras se volvieron fértiles, y tanto los machos como las hembras se abrillantaron y adquirieron masa muscular y reservas de grasa almacenadas. Cuando los tiempos eran escasos, la naturaleza sintió que nuestra supervivencia estaba amenazada por una posible inanición: las mujeres se volvieron infértiles y todos los sistemas de reparación y regeneración se encendieron, asegurando nuestra supervivencia hasta tiempos más abundantes.

dimensiones var = nueva matriz (336, 280);
    googletag.cmd.push (function ()
        if (window.innerWidth> = 768)
            googletag.defineSlot ('/ 53015287 / awarelifestylemag.com_d_336x280_1', dimensiones, 'div-gpt-ad-1407836202190-0'). addService (googletag.pubads ());
        

if (window.innerWidth <768)
            googletag.defineSlot ('/ 53015287 / awarelifestylemag.com_m_336x280_1', dimensiones, 'div-gpt-ad-1407836202190-0'). addService (googletag.pubads ());
        

        googletag.pubads (). enableSingleRequest ();
        googletag.enableServices ();
    );

googletag.cmd.push (function () googletag.display ('div-gpt-ad-1407836202190-0'););

Si podemos crear las condiciones que imitan la inanición, mientras mantenemos amplios nutrientes a bordo, podemos activar los interruptores de ADN que nos permiten hacer crecer un nuevo cuerpo. Este artículo lo ayudará a comprender mejor los profundos beneficios de la autofagia y el ayuno.

Autofagia y ayuno intermitente

Abstenerse de comer durante períodos cortos como una forma de limpiar el cuerpo y la mente tiene una historia que se remonta a milenios. Los hombres y mujeres de medicina indígena, los monjes budistas, los místicos cristianos y otros subsistirían solo con agua durante unos días para preparar el cerebro para que funcione de manera óptima y ore. En el proceso, repararían y mejorarían su cuerpo naturalmente a través de un proceso biológico llamado autofagia. Sin embargo, no hay necesidad de ayunar de los carbohidratos buenos, incluidas las frutas, durante más de 18 horas a la vez. La reparación del cerebro comienza a suceder rápidamente, y la niebla del cerebro comienza a desaparecer en cuestión de días. Incluso durante el Ramadán, el período de ayuno de un mes que es una de las prácticas más sagradas del Islam, los musulmanes ayunan solo desde el amanecer hasta el atardecer cada día. Siempre que beba mucha agua y se abstenga de hacer ejercicio vigoroso mientras está ayunando, es posible que ni siquiera sienta dolores de hambre, o si lo hace, que son lo suficientemente suaves como para no molestarlo.

Una forma de ayuno intermitente consiste en no comer granos ni nada que se convierta en azúcar en el torrente sanguíneo entre las 6 p.m. y al mediodía del día siguiente. Este ayuno diario de 18 horas lo llevará a la cetosis, un cambio metabólico que ocurre cuando sus células agotan la energía de los carbohidratos y azúcares y descomponen las grasas en un poderoso combustible conocido como cetonas. Entonces tu cerebro comienza a quemar cetonas como combustible.

Idealmente, seguirá esta rutina de ayuno por el resto de su vida, o al menos durante el tiempo que desee mantener su salud vibrante.

Las punzadas de hambre mientras se ayuna son buenas; son una indicación de que estás cambiando del combustible de glucosa a las cetonas, y tu cerebro está comenzando a quemar grasas. Pero su antiguo cerebro límbico, que funciona con azúcares, puede intentar convencerlo de que morirá si no come una dona glaseada de inmediato. No te rindas. Simplemente observe sus antojos, sabiendo que, de hecho, su cuerpo tiene suficientes reservas de combustible para pasar los próximos 40 días sin comer, ¡aunque no lo recomiendo!

Los dolores de "suspensión" son diferentes. La suspensión es lo que sucede cuando te enojas a medida que tienes hambre. Si siente hambre cuando hace el ayuno diario de 18 horas a partir de azúcares, es debido al crecimiento excesivo de Candida en su tracto gastrointestinal. Quieren ser alimentados y quieren asegurarse de que lo sepas, y comienzan a liberar toxinas que le indican al cerebro que aumente los niveles de grelina, la "hormona del hambre".

Enlightened-Living-Guide-Cover-Hi-Res

Curso gratuito de vida iluminada:
Lleva tu felicidad, salud, prosperidad y conciencia al siguiente nivel

Descubra ideas y técnicas poderosas para crear salud radiante, felicidad, prosperidad, paz y fluidez en su vida y relaciones.

Botón de descarga

El propósito del ayuno intermitente no es para perder peso. Es un mal uso peligroso de la práctica. Ayuna para entrar en cetosis y encender el sistema de quema de grasa del cuerpo y los mecanismos de reparación. El ayuno de autofagia provoca la desintoxicación a nivel celular. La reducción de la ingesta de azúcares y carbohidratos procesados ​​durante más de unas pocas horas desencadena un proceso llamado autofagia, en el que más del 90 por ciento de los "desechos" dentro de las células se recicla en bloques de construcción de aminoácidos que las células pueden reutilizar para su reparación, y el El resto se elimina como basura. Las células tienen el sistema de reciclaje más eficiente. Si nuestras ciudades fueran tan efectivas en el reciclaje de desechos como nuestras células, difícilmente tendríamos basura en nuestros vertederos.

A medida que se desintoxica, libera desechos celulares en el torrente sanguíneo, donde se transportan al tracto gastrointestinal y al hígado para ser expulsados ​​del cuerpo. Pero el ayuno puede ser peligroso si su hígado no funciona correctamente porque si no está eliminando las toxinas en el torrente sanguíneo, está reciclaje ellos. Y el peor lugar donde las toxinas pueden terminar es el tejido graso en el cerebro.

Cuando los sabios orientales y los místicos cristianos occidentales ayunaron, no tuvieron que lidiar con una carga tóxica en su cuerpo o cerebro que tienen los humanos modernos. No estuvieron expuestos a los químicos que se encuentran hoy en nuestros alimentos, cosméticos, agua y aire. La tragedia nuclear de Chernobyl no había contaminado el aire y los jardines en Europa, y el desastre nuclear de Fukushima Daiichi no había contaminado las aguas del Océano Pacífico y los mariscos que terminan en nuestro plato.

Al ingresar a la cetosis durante el ayuno, sus cuerpos entrarían en modo de reparación y activarían redes neuronales de orden superior en la neocorteza. Comenzarían a desarrollar un nuevo cuerpo a medida que alcanzaran la Unidad mística.

Cuando estamos quemando carbohidratos, el cuerpo está en modo de construcción; Los niveles de insulina son altos a medida que desarrollamos músculo. Cuando dejamos de utilizar los carbohidratos como nuestro combustible principal, incluso durante unas horas, entramos en cetosis. Una dieta de autofagia permite al cuerpo reciclar los desechos y repararse a sí mismo. Se desencadena la producción de células madre en el cerebro y todos los órganos del cuerpo. También despierta las redes neuronales de orden superior donde podemos tener una experiencia espiritual, incluso cuando no estamos buscando una.

Incluso durante un ayuno corto, suceden cosas asombrosas al cuerpo y al cerebro. En solo 24 horas, la producción de la hormona del crecimiento humano aumenta en un 1,500 por ciento, reparando las células que forman nuestros tejidos. No comer carbohidratos durante tan solo 18 horas activa los genes de longevidad.

El ayuno intermitente debe hacerse con cuidado si es hipoglucémico o diabético. No debe realizar ningún ayuno a largo plazo hasta que sus niveles de azúcar en la sangre estén regulados. No intente este programa mientras intenta mantener una dieta compuesta principalmente de carbohidratos procesados ​​y llenos de azúcar. Esto significa que debe eliminar la pizza, la pasta, los bagels, los cruasanes, las papas fritas, los refrescos, etc., antes de comenzar este programa. Asegúrese de completar su dieta con vegetales ricos en fibra, aguacate, aceite de oliva, aceite de coco y nueces crudas.

Los beneficios del ayuno diario de 18 horas son los siguientes:

+ Aumenta tu metabolismo. Este es uno de los beneficios más populares del ayuno. Después de agotar los azúcares en el torrente sanguíneo, las células comenzarán a quemar grasa para obtener energía.

+ Proporciona un combustible de mayor calidad para tu cerebro. Las cetonas (grasas) son combustible para el cerebro y activarán las redes neuronales de orden superior involucradas en la creatividad, el descubrimiento, la exploración, la compasión y la experiencia de la unidad necesaria para desarrollar un nuevo cuerpo.

+ Disminución de los niveles de insulina. Cuando baja los niveles de glucosa en el torrente sanguíneo, su necesidad de insulina se reduce porque el trabajo de la insulina es eliminar la glucosa del torrente sanguíneo. Los receptores de insulina en la célula tienen la posibilidad de restablecer y reducir la resistencia a la insulina y el riesgo de diabetes.

+ Aumenta la desintoxicación de cada célula de tu cuerpo. La cetosis permite la autofagia y el reciclaje de desechos celulares, vaciando la basura.

+ Prevención del cáncer y reducción de la proliferación de células cancerosas existentes. Si bien las células cancerosas pueden quemar fácilmente glucosa (azúcar) como combustible, su metabolismo deteriorado les dificulta quemar cetonas (grasas). Además, la cetosis reduce los niveles del marcador tumoral IGF-1. Esa es una señal de que la cetosis está evitando que los tumores cancerosos crezcan o se propaguen.

+ Protegiendo el cerebro. La cetosis reduce la inflamación en el cerebro y el cuerpo y activa la producción de células madre en el cerebro. Lo hace activando BDNF, factor neurotrófico derivado del cerebro, que mejora la reparación del cerebro.

Sin embargo, cuando implemente una dieta intermitente, asegúrese de brindarle apoyo a su hígado para eliminar las toxinas que se liberarán en el torrente sanguíneo desde los tejidos grasos a medida que comience a quemar grasa como combustible. El zinc, B12, magnesio y glutatión ayudarán a su hígado a hacer su trabajo. Sin estos nutrientes, el hígado no eliminará los desechos tóxicos de manera efectiva, y las toxinas pueden terminar en su cerebro.

Dos comidas al día

¿Quién dijo que necesitamos comer tres comidas al día, que el desayuno, el almuerzo y la cena son necesarios o deseables? Nuestros ancestros nómadas cazadores-recolectores comían cada vez que tenían hambre (y tenían comida disponible), al igual que los nativos americanos cuando los europeos llegaron por primera vez al Nuevo Mundo. Abigail Carroll, autora del libro. Tres cuadrados: la invención de la comida americana, explica que los europeos creían que sus hábitos alimenticios regulares y las comidas "civilizadas" los distinguían de la práctica de "pastoreo" de los nativos, un hábito que asociaban con los animales.

¡Qué equivocados estaban con el momento de comer!

Deshazte del hábito de tres comidas al día más refrigerios a los que estamos acostumbrados. Si está interesado en desarrollar un nuevo cuerpo a través de una dieta de autofagia, debe pensar en una nueva regla de oro de comer solo una o dos comidas al día y omitir el desayuno (y a veces la cena). Prefiero omitir el desayuno en lugar de omitir la cena porque prolonga el período de reciclaje y cetosis que proporciona el ayuno intermitente. Puede comer alimentos orgánicos, a base de plantas, ricos en nutrientes y pobres en calorías hasta que esté lleno durante el período de seis horas.

Tardará algunas semanas en persuadir a su flora intestinal para que se sienta cómoda comiendo solo una o dos comidas al día. Recuerde que ellos son los que comen primero, y usted los ha entrenado para comer tres comidas al día o más. Una vez que su cuerpo haya cambiado al modo de quema de grasa, le resultará fácil hacerlo durante 18 horas sin sentir punzadas de hambre. Sus antojos de azúcares se disiparán gradualmente a medida que elimine la Candida y reinicie sus motores de quema de grasa que han estado inactivos durante décadas.

dimensiones var = nueva matriz (336, 280);
    googletag.cmd.push (function ()
        if (window.innerWidth> = 768)
            googletag.defineSlot ('/ 53015287 / awarelifestylemag.com_d_336x280_2', dimensiones, 'div-gpt-ad-1407836108933-0'). addService (googletag.pubads ());
        

if (window.innerWidth <768)
            googletag.defineSlot ('/ 53015287 / awarelifestylemag.com_m_336x280_2', dimensiones, 'div-gpt-ad-1407836108933-0'). addService (googletag.pubads ());
        

        googletag.pubads (). enableSingleRequest ();
        googletag.enableServices ();
    );

googletag.cmd.push (function () googletag.display ('div-gpt-ad-1407836108933-0'););

A algunos insectos en su intestino no les gustará esto en absoluto, particularmente Candida que ha recompensado con golosinas azucaradas durante años. Así que prepara tu casera S. boulardii y tenlo listo para tomar todas las mañanas!

¿Cuánta proteína realmente necesitamos?

Los humanos y los animales han coexistido uno al lado del otro durante mucho tiempo. Hemos domesticado ovejas, cerdos y vacas antes del comienzo de la agricultura, y hemos estado comiendo productos animales, incluidos lácteos y carne, desde entonces. Incluso en nuestros días de caza y reunión, nuestros antepasados ​​se deleitarían con un afortunado hallazgo de huevos. Por supuesto, nuestros antepasados ​​paleolíticos tenían carne con poca frecuencia, ya que tenían que cazarla o pescarla; Sin embargo, durante los últimos miles de años, la proteína animal ha sido un elemento básico de la dieta humana. Aunque varios estudios han relacionado el consumo de una cantidad significativa de carne con diversas dolencias, no está totalmente prohibido, incluso cuando está en una dieta intermitente.

Hoy, la carne está en el centro de una de las peleas de comida más sangrientas del mundo. La mayor parte de la carne que se consume en el mundo desarrollado proviene de granjas industriales, donde los animales son tratados con una crueldad extraordinaria, alimentados con hormonas y antibióticos, y criados en condiciones insalubres e inhumanas. Pero la carne sana, orgánica, alimentada con pasto en pequeñas porciones y el pescado capturado en el medio silvestre pueden fomentar la libertad de enfermedades cardíacas, diabetes, cánceres y demencia.

Aunque necesitamos proteínas, nuestras células en realidad no pueden usar proteínas y esta es una razón principal por la cual el concepto de ayuno de proteínas se está volviendo más popular. Nuestras bacterias intestinales deben descomponer la proteína en aminoácidos, que son los componentes básicos de las proteínas. Si su flora intestinal está dañada, no obtendrá los aminoácidos necesarios. Los aminoácidos no se pueden almacenar, y los que no se usan rápidamente se convierten en glucosa o grasa, y luego se queman como combustible.

Hay muchos aminoácidos que se encuentran en la naturaleza, pero los humanos solo pueden usar 20 de ellos para construir proteínas. Esencial los aminoácidos son los que necesita obtener de los alimentos porque su cuerpo no puede producirlos. No esencial los aminoácidos son los que su cuerpo produce por sí solo.

La proteína representa aproximadamente el 33 por ciento del peso de un pedazo de carne de res, por lo que si comes un filete de 100 gramos, solo obtienes alrededor de 33 gramos de proteína. Las lentejas, mientras tanto, tienen 9 gramos de proteína por cada 100 gramos. En contraste, el salmón tiene casi 25 gramos de proteína por cada 100 gramos. Una buena regla general para la mayoría de las personas es limitar la ingesta total de proteínas (de origen animal y vegetal) a 200 a 400 gramos o menos por semana, dependiendo de su peso. Su cuerpo no necesita proteínas todos los días. Coma su proteína, especialmente proteína animal, en un horario de ciclismo, absteniéndose en gran medida de la proteína en los días intermedios. ¡Recuerda festejar y luego ayunar!

El ayuno intermitente puede ser difícil al principio, pero vale la pena. Si observa estas recomendaciones y piensa, Tienes que estar bromeando. ¡Mi cuerpo quiere más carne que eso! es probable que su flora intestinal esté dañada y que no esté absorbiendo los aminoácidos adecuadamente. Cuanto más dañado esté su intestino como resultado del uso de antibióticos o de la edad, más proteínas puede necesitar.

La clave para la proteína animal es alta calidadNo es una gran cantidad. Cuando comemos carne, también debemos preocuparnos por lo que comió el animal. Las carnes de animales que no se crían en los alimentos destinados a la naturaleza no son la mejor fuente de proteínas. Después de todo, los animales no pastaban con el maíz que se alimentan en las granjas industriales de hoy. Asegúrese de que su carne sea de corral, alimentada con pasto y vegetariana. Los peces capturados en la naturaleza son mejores que los peces de cultivo, que son alimentados con cereales.

Lo más importante, olvídate de tu ingesta diaria de proteínas y piensa en la ingesta semanal de proteínas. Recuerde que nuestros antepasados ​​fueron cazadores-recolectores que comieron todas sus proteínas a la vez cuando tuvieron un buen día de caza. Festejaron y ayunaron, ciclando su consumo de proteínas.

La clave es el ciclismo de proteínas. Consumo alrededor de 300 gramos de proteína a la semana, lo cual es perfecto para mi peso (165 lb o 75 kg) y nivel de actividad (ejercicio moderado). Comeré la mayor parte de mi proteína los días uno y cuatro de la semana, en dos sesiones, tal como lo hicieron nuestros antepasados ​​paleolíticos cuando encontraron un mamut fresco en su camino a casa y ahuyentaron a los pájaros y lo trajeron de vuelta al pueblo, excepto que en lugar de mamut, comeré un par de huevos duros en el almuerzo y una porción de pescado por la noche.

Entonces, el domingo y el miércoles, tendré un festín de proteínas, tal vez comer en mi restaurante de pescado favorito o tomar una doble cucharada de proteína en polvo a base de plantas en el almuerzo o una porción de frijoles negros y arroz, que es un plato típico cubano y Una proteína completa.

Estoy en el camino enseñando y dando muchas conferencias, y a menudo tengo que ir a cenar con los anfitriones de mi programa. Si la noche anterior tuve una gran comida con proteínas, sé que mi mTOR está activado; así que esa noche tendré una sopa y ensalada sin proteína animal, para silenciar nuevamente a mTOR. (Explico mTOR en la siguiente sección).

La clave es el ciclo de proteínas.

Sé que lo que te estoy diciendo va en contra de nuestras creencias populares actuales sobre nuestras necesidades de proteínas, pero quédate conmigo. Hace años, era un ferviente defensor de restringir los carbohidratos. Ahora que ha surgido una nueva investigación, y he experimentado por mí mismo los beneficios de restringir la ingesta de proteínas, estoy convencido de que comer menos proteínas es clave para hacer crecer un nuevo cuerpo y mantener la salud y la longevidad. Creo que muchas personas que hacen dieta Paleo se exponen a un mayor riesgo de cáncer y enfermedades degenerativas debido al consumo excesivo de proteínas.

Proteína y evolución

Para comprender nuestros requisitos básicos de alimentos, tenemos que volver a cuando apareció la vida en la Tierra, quizás antes de que se usara por primera vez el término dieta de autofagia.

Hace alrededor de 2 mil millones de años, apareció la primera bacteria en la Tierra. Su misión era comer y reproducirse. Cuando había mucha comida disponible, se hicieron fuertes y se multiplicaron. Cuando la comida escaseaba en tiempos de hambre, la naturaleza apagaba la reproducción y todos sus recursos se reparaban y sobrevivían. Estas primeras bacterias necesitaban una forma de determinar si había abundantes nutrientes para la reproducción o si necesitaban conservar energía, utilizando suministros de alimentos escasos para reparar en preparación para un momento en que la comida sería más abundante. Este sistema de detección de proteínas se conoce como TOR (objetivo de la rapamicina), y hoy lo comparten todas las criaturas, desde bacterias hasta ballenas y humanos. Aprenderá más sobre TOR y su trabajo muy importante en breve, pero por ahora, sepa esto: Consumir demasiada proteína animal estimula la vía TOR, que puede causar un crecimiento descontrolado de las células cancerosas. Las células cancerosas quieren multiplicarse rápidamente.

¿Por qué nuestros cuerpos serían controlados por un proceso que podría terminar matándonos? Recuerde que la naturaleza selecciona por la longevidad de la especies, pero no del individuo. Quiere que nos reproduzcamos para que nuestra especie no se extinga, y si mueres camino a la supervivencia de la especie, la naturaleza se encoge de hombros. Su desafío es trabajar con su inteligencia natural para continuar disfrutando de buena salud y vivir mucho más allá de sus años reproductivos. Restrinja su consumo de proteínas y TOR tranquilo, y sus posibilidades de vivir una vida larga y saludable mejoran enormemente.

Para que una especie sobreviva, las tasas de natalidad deben ser más altas que las tasas de mortalidad, y esto tiene que suceder incluso cuando hay momentos de extrema dificultad. Pero la naturaleza no permitirá que ningún animal se reproduzca si existe el peligro de hambruna o hambre. Esto se debe a que cargar y amamantar a la descendencia, como lo hacen los mamíferos, requiere mucha energía y afecta enormemente a la madre, que debe alimentarse a sí misma y a las crías que está cargando. Cuando practicamos el ayuno intermitente (con una nutrición adecuada), nuestro cuerpo se centra en la reparación y la renovación. Literalmente engañamos al cerebro para que piense que existe el peligro de morir de hambre y que sus recursos deberían destinarse a desarrollar un cuerpo más fuerte y resistente.

¡El programa Grow a New Body funciona calibrando el nivel de TOR en su sistema!

Durante los tiempos de escasez de alimentos, muchas criaturas entrarán en un estado latente para que puedan esperar el largo invierno. Vemos esto en osos que hibernan y en levaduras que se encuentran en la piel de las uvas. A medida que se acerca el invierno, una célula de levadura "dormirá". Cuando los suministros de alimentos estén disponibles nuevamente en la primavera, TOR detectará una abundancia de nutrientes y se "despertará" nuevamente. Algunas bacterias pueden incluso soportar temperaturas de ebullición y congelación, y soportar muchos años de clima extremo antes de que el sistema TOR detecte las condiciones de nutrientes adecuadas para la germinación. Y aunque la mayoría de los genes de la levadura en la piel de la uva quedan inactivos, los sensores de nutrientes TOR permanecen alertas, listos para despertar al organismo cuando hay nutrientes adecuados en el medio ambiente.

Como mencioné, los humanos tienen un sistema TOR, al igual que la levadura, y se llama mTOR ("m" es para mamíferos). En el programa Grow a New Body, no estará en ayunas durante meses, solo horas, para obtener Un resultado similar. Ahora que entendemos la ciencia detrás de mTOR, sabemos que podemos tomar decisiones dietéticas que lo regulan negativamente (restringiendo las proteínas) y enviando efectivamente a nuestros cuerpos al modo de reparación y longevidad. Pero recuerde que primero debe saber cómo funciona el programa antes de poder disfrutar plenamente de los beneficios del ayuno.

Cómo funciona TOR

En períodos de hambruna, las mujeres se volverán infértiles: mTOR se asegura de que sus cuerpos hagan esto, y el recuento de espermatozoides masculinos disminuirá drásticamente. Durante este tiempo, los recursos en el cuerpo se dedican a eliminar toxinas a través de la autofagia, activando los genes de la longevidad y silenciando los genes que crean enfermedades, todas las cuales son estrategias fantásticas para la supervivencia a largo plazo hasta que las fuentes de alimentos vuelvan a ser abundantes. Las ballenas jorobadas ayunan durante muchos meses en los trópicos, perdiendo hasta la mitad de su peso corporal y eliminando enfermedades evidentes en su piel. Cuando sus cuerpos se han reparado, migran hacia el norte, donde abunda la comida, y pasan al modo de reproducción y crecimiento.

Entonces, ¿qué tan importante es calibrar nuestros TOR cuando se apunta a la autofagia? Los sensores TOR detectan la presencia de aminoácidos y azúcares. Hace miles de millones de años, cuando las primeras bacterias se alimentaban de los aminoácidos encontrados en la tierra joven, algunos desarrollaron la capacidad de utilizar la luz como fuente de alimento. Estas fueron las primeras cianobacterias, o algas verdeazuladas, y descubrieron la fotosíntesis: cómo alimentarse de la luz solar. Estas primeras plantas convirtieron la luz y los minerales en carbohidratos, y por lo tanto, los primeros azúcares aparecieron en la tierra en cantidades significativas. Estas plantas se convertirían en el alimento de los grandes herbívoros que luego caminaron por la tierra.

Las primeras fuentes de energía (alimentos) en la tierra fueron los aminoácidos, que son los componentes básicos de las proteínas y el azúcar. Los sensores TOR miden la abundancia o escasez de estos dos alimentos. Cuando las cosas estaban bien, TOR pisó el acelerador reproductivo. Cuando la comida escaseaba, frenaba el hecho de tener bebés o células en división, y activaba los sistemas de supervivencia a largo plazo. Para los humanos, significaba reciclar los desechos celulares para capturar el 90 por ciento de los aminoácidos de las proteínas dañadas y mantener niveles constantes de aminoácidos en la sangre.

Para resumir, podemos pensar en nuestros TOR tan importantes como el "cerebro" que detecta los nutrientes y que controla el crecimiento y la longevidad en todos los animales. Cuando evitamos los azúcares y reducimos las proteínas, TOR instruye a nuestras células a pasar al modo de reparación y longevidad. Se activan los sistemas de células madre y antioxidantes que protegen el cerebro, así como todas las células, y usted previene o retrasa la aparición de cáncer y la proliferación de tumores existentes.

El descubrimiento de mTOR

La rapamicina, un medicamento utilizado para prevenir el rechazo de los órganos trasplantados, proviene de una bacteria descubierta en 1960 en la Isla de Pascua. Los médicos se sorprendieron al descubrir que los pacientes que tomaban rapamicina tenían una incidencia reducida de cáncer a pesar de que el medicamento que estaban tomando suprimía el sistema inmunitario, del que depende el cuerpo para matar las células cancerosas. Resulta que la rapamicina estaba regulando negativamente el mTOR (el objetivo de la rapamicina). Esto hace que el cuerpo entre en modo de reparación y longevidad e inhibe la replicación celular desenfrenada, que es el sello distintivo del cáncer. Estamos aprendiendo que la regulación negativa de mTOR a través del ayuno intermitente es una clave para prevenir el cáncer y ayudar al cuerpo a reparar.

Desacreditando otros mitos dietéticos

La única estrategia comprobada para extender la esperanza de vida y la salud en ratones y primates hasta en un 30 por ciento es reducir la cantidad total de calorías que consumen, principalmente los carbohidratos que se convierten en glucosa.

Sabemos que una dieta baja en carbohidratos mantendrá bajos los niveles de insulina en el cuerpo. Combinar eso con una ingesta alta en proteínas se pensó que era la clave para extender la vida útil de todos los animales en una dieta restringida en calorías. Pero resulta que la vida útil más larga se debió a una proteína llamada IGF-1, o factor de crecimiento similar a la insulina-1, un factor de crecimiento que necesitamos cuando somos jóvenes y estamos creciendo los dedos de manos y pies. Pero para los adultos, los altos niveles de IGF-1 están asociados con el crecimiento patológico, lo que indica la probabilidad de un tumor canceroso presente o en desarrollo. A medida que disminuye sus niveles de IGF-1, reduce sus posibilidades de desarrollar cáncer.

Cuando los niveles de azúcar en la sangre son altos, IGF-1 le dice a mTOR que hay muchos alimentos disponibles, y mTOR detiene la reparación y activa el crecimiento celular. Por lo tanto, la clave para la longevidad es reducir el azúcar. y ingesta de proteínas, que se puede lograr a través de la autofagia y el ayuno.

La nueva ciencia sobre la dieta

Resulta que la restricción calórica a largo plazo en realidad no reduce el IGF-1, pero proteína restricción hace. Puede comer filetes orgánicos, mantener bajos los niveles de azúcar en la sangre y tener una cetosis leve, quemar grasas en lugar de azúcares para obtener energía, y esta combinación le permitirá sentirse bien, perder peso, despejar la niebla cerebral y tener una energía tremenda. Pero mTOR todavía se activará por comer demasiada proteína animal. Comer en exceso la carne y no activará los interruptores genéticos para desarrollar un nuevo cuerpo; en su lugar, optará por una muerte prematura incluso mientras tonifica y fortalece sus músculos.

Los aminoácidos son detectados por mTOR directamente. No necesitan IGF-1 ni hormonas mediadoras para hacer el trabajo. En un estudio de investigación reciente, Roberto Zoncu y sus colegas del Instituto de Tecnología de Massachusetts declararon que "un avance significativo en nuestra comprensión de la regulación y las funciones de mTOR ha revelado su participación crítica en la aparición y progresión de la diabetes, el cáncer y el envejecimiento . ”Claramente, es importante no solo evitar los azúcares sino también evitar comer proteínas en exceso. Los autores concluyen que "hallazgos recientes sugieren que la señalización de mTOR controla la velocidad a la que envejecen las células y los tejidos, y que inhibir mTOR puede representar una vía prometedora para aumentar la longevidad".

Una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos es excelente para perder peso y lograr un cuerpo tonificado de playa, que es una de las razones clave por las que este tipo de dieta se hizo popular. Desafortunadamente, no es muy bueno para la salud a largo plazo. La conclusión es que comer demasiada proteína acelera el envejecimiento y la aparición de cáncer. La carne y los huevos deben ser un acompañamiento en lugar del plato principal. Yo personalmente como alrededor de 8 onzas de pescado durante la semana, y un par de huevos una o dos veces por semana. En general, evito la carne roja, pero de vez en cuando tomo un filete de bisonte o un pequeño filete de carne de res alimentada con pasto.

El quid de la materia

La solución resulta ser mucho más simple de lo que pensábamos. Las proteínas que activan mTOR parecen ser los aminoácidos de cadena ramificada (BCAA). Hay tres BCAA: leucina, isoleucina y valina. Y se encuentran predominantemente en productos animales, como carnes rojas, lácteos, queso y huevos.

Luigi Fontana y sus colegas de la Universidad de Washington en St. Louis, Missouri, demostraron que “una reducción moderada en la proteína dietética total o aminoácidos seleccionados puede mejorar rápidamente la salud metabólica tanto en humanos como en ratones. La reducción de proteínas en la dieta o aminoácidos totales disminuye los niveles de glucosa en sangre en ayunas y mejora la tolerancia a la glucosa en ambas especies en menos de seis semanas ".

El veredicto está en. El culpable es la proteína animal.

Entonces, ¿cuál es el resultado final: cuánta proteína animal debemos comer?

Muy poco es la mejor respuesta que se me ocurre. Parece que los alimentos básicos de la dieta occidental, la carne y los productos lácteos, son en parte los culpables del tremendo aumento de la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardíacas y el cáncer.

Valter Longo, Ph.D., biólogo celular de la Universidad del Sur de California, descubrió que matar de hambre a un ratón que recibe quimioterapia u otras terapias dirigidas protegerá las células y los órganos normales al tiempo que hace que la terapia sea hasta un 40 por ciento más tóxica para las células cancerosas. En ensayos clínicos en humanos, Longo descubrió que los períodos sin comida durante dos o cuatro días seguidos durante un período de seis meses mataron las células inmunes más viejas y dañadas y desencadenaron la generación de nuevas células sanas. "No pudimos predecir que el ayuno prolongado tendría un efecto tan notable en la promoción de la regeneración basada en células madre", explica Longo.

Uno de los beneficios más prometedores del ayuno es que obliga al cuerpo a usar reservas de glucosa y grasa, así como a descomponer los glóbulos blancos. Este agotamiento de los glóbulos blancos desencadena la regeneración basada en células madre de nuevas células del sistema inmunitario. El ayuno reduce la enzima PKA que prolonga la longevidad y está relacionada con la producción de células madre y la pluripotencia, el potencial de que una célula se convierta en muchos tipos de células diferentes. El ayuno también redujo los niveles de IGF-1, el factor de crecimiento asociado con la progresión tumoral y el riesgo de cáncer.

Longo explica: "La PKA es el gen clave que necesita apagarse para que estas células madre pasen al modo regenerativo … y la buena noticia es que el cuerpo eliminó las partes del sistema que podrían estar dañadas o viejas, partes ineficientes, durante el ayuno. Ahora, si comienzas con un sistema muy dañado por la quimioterapia o el envejecimiento, los ciclos de ayuno autofagia pueden generar, literalmente, un nuevo sistema inmunológico ".

La restricción de proteínas es la clave. Y asegúrese de evitar las barras de proteína que están llenas de azúcar y los polvos de proteína empaquetados. Haga de las proteínas vegetales y las legumbres su principal fuente de buenos aminoácidos.

Es importante tener en cuenta que las legumbres contienen lectinas; Estos son antinutrientes, proteínas que pueden unirse al azúcar. Estos compuestos reducen la capacidad del cuerpo para absorber minerales de los alimentos. Entonces, cuando prepare las legumbres, remójelas durante la noche y enjuáguelas bien. Me gusta fermentarlos durante la noche con S. boulardii, para neutralizar aún más los antinutrientes que contienen.

La verdad sobre los carbohidratos

Cuando se trata de "carbohidratos baratos", los peores delincuentes son los carbohidratos simples en los alimentos procesados ​​que se convierten en azúcar de inmediato en el intestino. Una rebanada de pan blanco, por ejemplo, eleva el azúcar en la sangre más que una cucharada de azúcar blanca. Si está ejecutando su sistema en azúcares, está utilizando una estrategia de energía de corta duración. El cuerpo almacena glucosa como glucógeno, y solo puede almacenar aproximadamente 100 gramos de glucógeno en su hígado. ¡Esto es suficiente para un entrenamiento de 20 minutos en el gimnasio! Sus músculos pueden almacenar unos 400 gramos, suficiente para 90 minutos de ejercicio de resistencia. ¡Pero el hombre promedio de 165 libras en buena forma física tiene cerca de 55 libras (25 kg) de grasa almacenada que puede usar para obtener energía, que es casi 1,000 veces más combustible que ese glucógeno en el hígado!

Los carbohidratos complejos en el brócoli, la coliflor y los espárragos son moléculas largas de glucosa que las bacterias intestinales se descomponen en azúcares. Sin embargo, los carbohidratos complejos no aumentan la insulina, por lo que causan poco daño; También son ricos en nutrientes, llenos de fitonutrientes necesarios para una buena salud. Además, las verduras parecen silenciar los sensores mTOR.

Elija sus verduras y frutas para el color. Para lograr los mejores resultados de ayuno intermitente, asegúrese de incluir dos o tres platos de verduras todos los días. Y es mejor comer su fruta durante el almuerzo para que pueda quemar los azúcares durante la tarde y entrar en cetosis, quemando grasas en la noche y la mañana. Tal vez te estés preguntando Si tengo que consumir carbohidratos (incluso los saludables) y bajo en proteínas, ¿qué demonios como? Para principiantes, grasa.

El flaco en grasa

La mayoría de sus calorías deben provenir de grasas. Cuando come una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos baratos sin proteínas excesivas, entra en cetosis nutricional, por lo que su cuerpo quemará grasas como combustible en lugar de glucosa. Si usted es como la mayoría de las personas, su cuerpo tardará unos días en recordar cómo quemar grasas, ya que ha estado funcionando su motor metabólico con azúcares durante mucho tiempo. Pero una vez que encienda los hornos para quemar grasa, notará que la niebla cerebral comenzará a despejarse, su masa muscular aumentará y, naturalmente, comenzará a perder peso. As your insulin levels drop and you lower your intake of proteins, you will be downregulating mTOR and reducing inflammation, and your levels of leptin (the anti-hunger hormone) will stabilize, reducing your food cravings.

When you switch over to burning fats, you turn on your cell’s recycling systems or autophagy. I like to point out to my students that probably the most important workers in New York City are the garbage collectors. If you go for a walk through Manhattan late in the evening, you will see stacks of garbage bags piled on the sidewalks. Yet by morning, they are all gone, and the streets are clean again. Imagine what would happen if the garbage collectors went on strike even for a few days! Autophagy fasting provides a big help in the garbage collection (and recycling) process in the body. And for many of us who have been living on a sugar-rich diet, the garbage collectors inside us have been on strike for many years. Consequently, cellular waste has accumulated inside and outside our cells, and broken-down proteins have not been recycled.

By having a low-carb diet and consuming the right amount of proteins, you turn down the volume on mTOR and switch on autophagy. Voilà! The strike is over, the workers return to clean up the garbage, broken proteins are recycled—which reduces the need for dietary intake of proteins—and you begin to grow a new body.

When you limit your intake of carbs and proteins, you have three incredible, measurable benefits. The first is that you trigger the production of new mitochondria, the fuel factories in every cell in your body. That phenomenon is known as mitochondrial biogenesis.

The second benefit is that you increase your levels of brain-derived neurotrophic factor (BDNF), which switches on the production of stem cells inside the brain. A few decades ago we did not believe that the brain could regenerate or that we could grow new neurons. Today, we understand that we can activate the growth of new neural stem cells that repair and upgrade the brain by turning on the production of BDNF. It also reduces your levels of a death-promoting protein, BAX, associated with neurons dying in your brain. This may be important in preventing Alzheimer’s and other forms of dementia.

Last, and perhaps most important, reducing carbs and proteins will switch on the SIRT-1 genes: these longevity proteins silence the genes that create disease and wake up the genes that create health. I like to think of the SIRT-1 family of genes as the immortality genes. And they are only active when you eat a low-carb, low-amino acid diet. In a high-carb, high-protein environment, the SIRT-1 genes go silent.

The key to receiving all the intermittent fasting benefits I have just described is not only eating more fats—such as avocados and the coconut oil, olive oil, and grass-fed butter that you use to prepare and enhance your meals—but burning your own fat through ketosis.

Even if you are not particularly interested in losing weight, you want your body to run mostly on fats rather than sugar. As you are cranking up your metabolic engine, you can help the autophagy fasting process by adding good fats to your diet, including coconut oil, olive oil, avocados, and so on. But you do not want all of your fats to come from these outside sources, or you will not be turning on autophagy. The garbage inside cells will not be cleared away, and the recycling of amino acids will not be as effective as when you are burning your own fat stores.

Your body in its great wisdom will not allow you to burn your own fat stores until you eliminate the toxins that are stored there. Remember that the body stores toxins in fat tissue. In your fat, you may have the residual mercury from your own and from your mother’s dental fillings and from the time you played with mercury at the age of eleven when a thermometer broke; pesticides in the food you ate as a child; lead from the lead pipes in your home or coming in from the street; and aluminum from cooking pots (or the aluminum foil you cooked with). All of these are stored in your fat tissue, together with the endotoxins, or internally created toxins, including the products of incomplete breakdown and elimination of spent hormones. Your fat tissue has been holding on to all of that for a long time.

If you are thinking that burning fat sounds good but eating a high-fat diet doesn’t, you should know that government guidelines have been revised in 2015 to no longer limit the amount of fats or cholesterol in our diet. Saturated fats, found commonly in coconut oil, dairy, and meat products, were once maligned and blamed for heart disease being the number one killer in America. Today we know that that there is no link between them and heart disease.

In fact, the higher the amount of saturated fats that you consume, the better for your brain and your health. These are anti-inflammatory, are stable, and do not oxidize easily. (Oxidation is the process involved in steel rusting, copper turning green, and a cut-open apple turning brown.)

Fats do not cause a spike in blood sugar or trigger the release of IGF-1. That means they don’t upregulate mTOR. Instead, they contribute to quieting it.

The Truth about Fat

Here’s the skinny on the different types of fats:

1) Saturated fats: The best are the MCTs, or the medium-chain triglycerides, which are used quickly by the body and do not go into storage in fat cells. The best MCTs are found in coconut and olive oils, as well butter and avocados. MCTs are jet fuel for the brain, and supplementing with them during the Grow a New Body program will help keep your mind clear as your body starts to burn its own fat reserves. It will provide a great transition until you begin to produce ketones from your own fat stores.

You might be wondering: Aren’t coconut oil and other saturated fats bad for you because they raise cholesterol? Turns out that the fats that cause heart attacks are the ones that come from eating sugar and carbs, not from eating fat. Remember that your liver converts excess sugars into fat. In effect, the role of insulin is to convert sugar into fat—the sugar our ancestors ate at the end of summer when the fruit was ripe for all of six weeks was stored as fat to help take them through the long winter. The saturated fats protect against heart attacks and come from animal products like cheese and butter. Saturated fats are essential for our immune system. They raise LDL cholesterol but also increase HDL (“good” cholesterol), while sugar lowers HDL. While coconut oil is 40 percent saturated fat, people from countries that consume the most coconut oil seem to have the lowest rates of heart disease in the planet.

As you are relearning to burn fats for fuel, you may want to help your system with a mixture of MCT oil (made from coconuts) and coconut oil. A tablespoon of each in the morning is a great way to kick-start your fat burning. The MCT oil provides ketones immediately, while the coconut oil turns into ketones gradually, fueling you throughout the day. Repeat two to three times daily as needed.

2) Monounsaturated fats (MUFAs): MUFAs are your good friends. They are found in olive oil, avocados, nuts and nut oils, olives, and butter.

3) Polyunsaturated fats (PUFAs): PUFAs can be good and bad. The two most important ones are omega-3 and omega-6. Omega-3 reduces inflammation, switches on the production of stem cells in the brain, helping to repair the memory and learning centers, and protects you from heart disease. Omega-6 is pro-inflammatory, so you have to be careful with this fat.

Before we lived in cities and discovered what autophagy and fasting are, our prehistoric ancestors consumed omega-3 and omega-6 in a ratio of 1:1. Today our processed foods provide us with nearly 20 times more omega-6 than omega-3. In the Lyon Diet Heart Study, more than 300 subjects and an equal number of controls were followed for four years. Researchers found that decreasing the amount of omega-6 the people consumed and increasing the omega-3 fat intake resulted in 70 percent fewer heart attacks, reduced the overall mortality rate, and protected against cancer.

Omega-3 fatty acids are abundant in avocados, grass-fed meat, flaxseed and flaxseed oil, and fatty fish like salmon. And you should supplement with 2 to 3 grams of omega-3 daily.

4) Trans fats: These fats are the problem! A few decades ago, hydrogenated oils (trans fats) replaced butter in processed foods in a misguided effort to lower the consumption of saturated fats. We now know that these fats contribute to dementia, inflammation, and diabetes and increase the risk of cancer. Avoid anything that says “hydrogenated” in the label!

If you are intermittent fasting, you should stay away from any of the seed and vegetable oils, including corn oil, soybean oil, canola oil, sunflower oil, and margarine. Instead, choose organic, cold-pressed, extra-virgin olive oil. You can pour it directly on your food, including salads, fish, and cheeses like fresh mozzarella. You cannot eat too much of it, but do not cook with it, as it has a low smoke point. (Cooking with oils above the temperature of its smoke point causes the creation of toxins and free radicals.) Use coconut oil in your smoothies, to make a vegetable stir-fry, or to cook with, as it has a high smoke point.

Serve fats with every meal! And remember, although fats go great with veggies, a sure way to put on weight is to add in starches and sugars—plus, you will raise your bad cholesterol.

Este artículo está extraído de Grow a New Body: How Spirit and Power Plant Nutrients Can Transform Your Health by Alberto Villoldo. © 2019. Used by permission from Hay House.

dimensiones var = nueva matriz (336, 280);
    googletag.cmd.push (function ()
        if (window.innerWidth> = 768)
            googletag.defineSlot ('/ 53015287 / awarelifestylemag.com_d_336x280_3', dimensiones, 'div-gpt-ad-1407836201133-0'). addService (googletag.pubads ());
        

if (window.innerWidth <768)
            googletag.defineSlot ('/ 53015287 / awarelifestylemag.com_m_336x280_3', dimensiones, 'div-gpt-ad-1407836201133-0'). addService (googletag.pubads ());
        

        googletag.pubads (). enableSingleRequest ();
        googletag.enableServices ();
    );

googletag.cmd.push (function () googletag.display ('div-gpt-ad-1407836201133-0'););

Sobre el Autor

Alberto Villoldo, Ph.D., has trained as a psychologist and medical anthropologist and has studied the healing practices of the Amazon and Andean shamans. Dr. Villoldo directs The Four Winds Society, where he trains individuals in the practice of shamanic energy medicine. He directs the Center for Energy Medicine in Chile, where he investigates and practices the neuroscience of enlightenment. Dr. Villoldo has written numerous best-selling books, including One Spirit Medicine; Shaman, Healer, Sage; The Four Insights; Courageous Dreaming; y Power Up Your Brain. Visit her website: thefourwinds.com

The post The Miraculous Health Benefits of Autophagy Fasting: How to Switch on Your Longevity Genes appeared first on .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *